SON SUFICIENTES LOS PODERES DE PROCURADORES PARA EL COBRO DE MANDAMIENTOS DE PAGO A NOMBRE DEL CLIENTE.

procuradora inmaculada laya

El artículo 25 de la Ley 1/2000 de Enjuiciamiento Civil tanto el poder otorgado ante Letrado de la Administración de Justicia como ante Notario, faculta al procurador para realizar válidamente, en nombre de su poderdante, todos
los actos procesales comprendidos de ordinario en la tramitación de los procesos judiciales, entre los que está incluido el cobro de mandamientos. Las únicas excepciones son: las actuaciones para las que el artículo 25.2 LEC exige un poder especial (la renuncia, la transacción, el desistimiento, el allanamiento, el sometimiento a arbitraje y las manifestaciones que puedan comportar sobreseimiento del proceso por satisfacción extraprocesal o carencia sobrevenida de objeto) y aquellas facultades que el poderdante excluya del poder general, en asuntos y actuaciones para las que la ley no exija apoderamiento especial. La exclusión habrá de ser consignada expresa e inequívocamente (art. 25.1 párrafo segundo LEC).
El cobro de cantidades derivadas del proceso no es una de las actuaciones para las
que la Ley exige poder especial, por lo que si al otorgar el poder el poderdante no excluye
expresamente esta facultad, debe entenderse que el poder general es suficiente para el cobro,
siempre que las cantidades a cobrar deriven directamente de un proceso judicial, como ocurre
con los mandamientos de pago previstos en el artículo 12 del Real Decreto 467/2006 de 21 de
abril por el que se regulan los depósitos y consignaciones judiciales en metálico.

2022-01-12T13:19:59+00:00