SANCIONADO UN GUARDIA CIVIL POR MANTENERSE INACTIVO ANTE UNA AGRESIÓN A SU COMPAÑERA

El Tribunal Supremo ha confirmado una sanción de un año de suspensión para un agente de la Guardia Civil en Huelva que no hizo nada para auxiliar a su compañera de patrulla mientras era agredida por un hombre con una fusta. El agente se quedó quieto sujetando el caballo del hombre al que intentaban detener mientras la mujer era agredida e incluso amenazada con una navaja. Sólo intervino cuando un agente de Policía Nacional que no estaba de servicio acudió en su ayuda. El Tribunal Supremo ha confirmado la sanción por falta muy grave que impuso el  Tribunal Militar Central. «La situación era tan evidentemente inadecuada que una tercera persona, un Policía Nacional fuera de servicio, interviene en ayuda dela Guardia Civil».

2019-12-18T08:57:15+00:00