LOS JUECES PREOCUPADOS CON LA IMAGEN DEL TRIBUNAL SUPREMO

Los votos particulares dejan constancia de la preocupación por la imagen del Tribunal Supremo y los magistrados Pablo Murillo, Isabel Perelló, Diego Córdoba y José María del Riego han manifestado que : «un Tribunal Supremo que dice «una cosa y su contraria» en apenas unos días «no transmitirá a la sociedad la imagen de que hace justicia sino la de que siembra desconcierto».
Las alegaciones más aceradas llegan del voto particular de sesenta páginas que firman Navarro y Cudero, los dos ponentes de las sentencias que en un primer momento fallaron a favor del cliente. Hablan del «desapacible tono» que emplea el pleno para volver a la doctrina anterior, afirmando que todo este proceso ha sido «una reprimenda inaudita» a los jueces de la sección segunda, recordando que «el tono áspero está, en la conducta de un juez, rigurosamente contraindicado».
El magistrado José Manuel Bandrés, mantiene que el impuesto hipotecario  tendría que haber sido llevado ante el Tribunal Constitucional y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). «El Pleno debería haber planteado cuestión de inconstitucionalidad» y «cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea».

2018-11-29T12:31:33+00:00