LA SALA DE LO MILITAR DEL TRIBUNAL SUPREMO IMPONE SANCIÓN DISCIPLINARIA DE PÉRDIDA DE DESTINO A UN COMANDANTE DEL EJÉRCITO DEL AIRE POR TOLERAR COMENTARIOS MACHISTAS

Durante un ensayo  el comandante se rio y no corrigió a un teniente que, delante de él, realizó un comentario que aludía a la condición femenina de una teniente y a su forma de desfilar. Dijo que “no se preocupase, que no se iban a fijar en sus fallos en el desfile por ser mujer, que si desfilara él si se fijarían, pero que en el caso de ella se fijarían en otras cosas”. Después,  cuando la mujer fue destinada al Aeródromo, el teniente siguió haciendo comentarios públicos  diciendo que el progreso profesional de la militar  se debía a su condición femenina:  “con su falda, sus tacones y su sonrisa conseguía todo lo que quería”.

La Sala y su ponente Clara Martínez de Careaga señalan que la conducta del comandante es una  falta grave –tolerar actos que, de cualquier modo, atenten contra la dignidad personal o en el trabajo-, puesto que concurren en ella los elementos que integran dicha infracción, como son “la condición militar del recurrente, el atentado a la dignidad de la Teniente a la que otro militar de menor rango se refería en su presencia de modo jocoso y denigrante, específicamente por su condición de mujer, y la tolerancia del recurrente como superior jerárquico que no llamó en absoluto la atención al militar que estaba ofendiendo a la Teniente, sino que rio sus gracias”.

2019-10-10T11:09:30+00:00