La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha establecido en una sentencia de 27 de junio de 2019 que es procedente el despido de un trabajador encargado de construcción con una antigüedad en la empresa de más de 25 años porque estuvo dos días en la romería de su pueblo estando de baja por dolor lumbar. La empresa contrató los servicios de un detective privado que presentó pruebas de  cómo el empleado era capaz de “cargar peso, andar por zonas complicadas, conducir por zona no asfaltada, agacharse, montar zona de acampada, beber, bailar o subir y bajar escaleras”. El tribunal considera que estas actuaciones son perfectamente compatibles con las laborales y concluye que la conducta del trabajador sí es muy grave y merecedora del despido.

Por | 2019-10-06T11:16:54+00:00 octubre 6th, 2019|