EL TRIBUNAL ECONÓMICO ADMINISTRATIVO FORAL DE GUIPUZCOA HA RESUELTO QUE EL EX CÓNYUGE QUE PAGA LA HIPOTECA PUEDE DEDUCIRSE EL IRPF AUNQUE NO SEA EL TITULAR.

Cuando tras un divorcio se produce el cese del proindiviso de un inmueble y los pagos de las cuotas del préstamo hipotecario son abonados exclusivamente por uno de los cónyuges, éste puede aplicarse la deducción por adquisición de vivienda habitual al 100%, y no solo en la proporción que le corresponde en el préstamo. Además el anterior copropietario no se deducía ninguna cantidad en concepto de vivienda habitual en su declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

2020-11-01T12:57:22+00:00