EL JUZGADO Nº 20 DE BARCELONA DICTA SENTENCIA REDUCIENDO AL 50% EL IMPORTE DE LA RENTA DE UN NEGOCIO CERRADO POR CORONAVIRUS

La magistrada estima el recurso del hostelero, y declara que se ha producido una “alteración imprevisible de las circunstancias que sirvieron de base para la formación de la voluntad negocial y que dicha alteración genera un desequilibrio de las prestaciones a cargo de la actora”.
Es por ello que el fallo condena al arrendador a rebajar la renta más gastos con carácter retroactivo. La base legal que soporta la decisión del juzgado barcelonés es la cláusula rebus sic stantibus. Una regla no escrita de la que emanan importantes efectos jurídicos en todos los contratos. En especial en el ámbito de los alquileres, donde la ‘doctrina de la imprevisibilidad’ es muy debatida en tiempos de covid. Más recientemente, y aún pendiente de resolución en muchos tribunales, la liberalización de los mercados energéticos europeos condenó a grandes compradores, atados a contratos de suministro de larga duración y con precios invariables. La nueva regulación del mercado hizo que estos acuerdos perdiran su razón de ser frente a contratos cortos, con precios variables y vinculados a índices como el Brent. Estos términos acabararon desfasados y eran imposibles para la parte compradora, condenada por 10, 20 o incluso treinta años, lo que les llevaba a la ruina. Cortes internacionales aceptaron la aplicación de la cláusula rebus también en estos supuestos.

2021-01-20T19:21:27+00:00